El veredicto, la ley del menor